lunes, 14 de diciembre de 2009

Licenciatura 8º A, Colegio Andrés Bello.


El viernes 11 de Diciembre 2009 quedará especialmente marcado en la memoria de los padrinos y madrinas que asistimos a la Licenciatura del curso que estuvimos apadrinando este año, como iglesia.



Fue una emotiva ceremonia, que incluyó muestras artísticas;
palabras de gratitud y reconocimiento a los alumnos y a los docentes; un sentido homenaje a don Tomás Bello (fundador de la Escuela); entrega de diplomas y premios; y último toque de campana, representando la despedida del colegio... y abrazo final con la profesora jefe, Isabel Bravo.





La alumna Jéssica Mamani, de nacionalidad boliviana, fue quien recibió el premio por ser la mejor alumna y por representar el perfil de alumno que desea formar este establecimiento educacional.

En esta foto pueden ver a Juanita, Delia Aguilar (al centro) y a Francisca, celebrando la sorpresa de saber que Jéssica (ahijada de Delia) fue la más premiada en la Licenciatura.

La mamá de Jéssica estaba sumamente agradecida de todo el apoyo que Delia brindó a su ahijada a través de sus cartas de ánimo para que sea una estudiante esforzada. Delia oró mucho por Jéssica durante este año, y ahora pudimos ver los resultados de todo esto.

Testimonios como estos justifican 100%
la puesta en práctica de este proyecto de misericordia de Acym Cavancha.
¡Vale la pena amar y seguir amando!


Durante todo el año, los padrinos sólo se comunicaron con los ahijados a través de cartitas... como Amigos Anónimos. Pero el día de la Licenciatura se hicieron visibles y compartieron con sus queridos ahijados/as.

Jéssica Mamani y su madrina Delia Aguilar


David Moscoso junto a su ahijado Frabrizzio Ovies.


Génesis Melgarejo, su madre y su madrina Patricia López


Dania Galleguillos y su madrina Nereida Vera.


Ailyn Rivera junto a su madrina Andrea Muñoz.


Al centro, Thalía Rojas; en compañía de su madre y su madrina Nora Varas (a su derecha)


Ruth Liempi, junto a su ahijada Ana Lázaro.


Bernardita Paz, junto a su madrina Danna Ross.


Michael Castro, junto a su madrina Patricia Hormachea.


Al centro: Francisca Aravena junto a su ahijada Analy Ponce.


Ruth Liempi, Santiago Castro e Isabel Bravo.

4 comentarios:

santiruth dijo...

Cuando recién conocí a los niños del 8ª, me parecía que eran tan poco "abrazables", pero fue tan emocionante ver cómo se abrazaban y lloraban con su profe jefe... algo cambio definitivamente en ellos.¡Gloria a Dios!!

Ruth.

David dijo...

Tuvo weeeeeeeno po!
Una ceremonia muy emotiva, un lindo tiempo.
Gracias a Dios por esta oportunidad, de compartir con estos chicos y sus familias.
Que la luz de Cristo les ilumine.

saluDos dVD.-

Anónimo dijo...

Puchas cabros, qué quieren que les diga... nada !!!
"me pongo de pie" para celebrar tamaña iniciativa que sin duda estaba en el corazón del Señor
y estoy segura que donde vayan van a ser de mucha bendición, independiente del calor o del frío, ustedes trabajan por valores eternos..
otro abrazote más
y besitos
Sandra Liempi.

Tirtza dijo...

Si, fue el broche de oro después de meses de cartas y regalitos a nuestros ahijados respectivos...fue algo muy conmovedor cómo ellos nos miraban descubriendo las caras tras tantas sílabas hilvanadas...
Gracias a Dios por una oportunidad más de servir y amar.

:)